LA PAZ

Situada sobre los Andes, a unos 3400 msnm, La Paz ofrece al viajero un sinfín de alternativas. Y es que no sólo se trata de la capital de Bolivia, si no del centro de expediciones hacia otros lugares que la rodean, tanto cercanos como lejanos. Nuestra opción no fue más que visitar el centro de la ciudad, El Alto y el Valle de la Luna. Tras estos lugares nos fuimos a Uyuni, mi viaje soñado. Coroico, el Amazonas Boliviano y la parte que le pertenece de lago Titicaca, son imprescindibles, pero precisamente veníamos de conocer esos dos últimos lugares en el mismísimo Perú.

Como bien se sabe, y como bien descrito viene en las guías, es una de las ciudades más peligrosas de Sudamérica. Nosotros, que nos movemos por libre siempre, no tuvimos ningún problema. Al igual que en Brasil, circulábamos a nuestras anchas, tanto de día como de noche; visitamos barrios más comprometidos y tomamos un par de cervezas por las noches regresando posteriormente andando hasta ‘casa’.

DCIM100GOPRO

DCIM100GOPRO

La ciudad en sí no ofrece una gran expectación. Lo más llamativo es el barrio de las Brujas, donde las pócimas, los amuletos y las llamas disecadas son su reliquia más preciada. Si alguien quiere echar mal de ojo a otro alguien o tener suerte en el trabajo, en el amor… ya sabe dónde puede acudir. Los vendedores de las tiendas de esta zona no son especialmente agradables. Supongo que están hartos de que los viajeros les preguntemos mil veces por el significados de los objetos seguido de un intento de regateo.

El Valle de la Luna se sitúa en la misma ciudad. Los Andes no dejaron de sorprenderme durante todo el mes y medio que anduve por ahí encima. La estructura rocosa de este valle,  llena de vértices agudos, es bastante significante cuando 5 minutos antes estás en la vorágine de la ciudad. Andar por el camino que abre paso entre cactus y rocas es muy agradable para la vista y para seguir pensando que aun estando en la inmensa ciudad, sigues sobre Los Andes.

img_1207

Resulta curioso observar el matiz que cumplen la mayoría de las ciudades de este continente. Centro urbano rodeado de millones de casas, apenas terminadas de construir, de ladrillo, sin cristales en las ventanas y apiñadas sobre montañas. Subiendo por el teleférico se puede perfectamente ver desde lo alto (y nunca mejor dicho – desde el Barrio de El Alto) la configuración típica de las ciudades del sur de América. Evidentemente se aprecia el contraste social y la cantidad de pobreza que existe. Os dejo una imagen para que juzguéis vosotros mismos.

img_1233

Los precios son baratísimos. La comida deja bastante que desear (igual porque veníamos de Perú). El sistema de transporte para viajar a otros lugares está bastante bien (sólo por su economía). Son autobuses normales, tirados de precio, pero con el problema de la poca seguridad de las carreteras y el curioso dato del alto porcentaje de conductores que conducen ebrios. ¡Suerte en tu aventura!

Y hasta aquí puedo hablar de La Paz. Enseguida olvidé anécdotas y otras cosas interesantes porque lo mejor estaba por llegar: el desierto del Altiplano Boliviano. Los próximos días marcaron un antes y un después; supe que viajar nunca iba a ser lo mismo. Que nunca iba a encontrar algo más emocionante.

Nos vemos en Uyuni, “en la creación de la tierra”.

Laura.

2 comentarios en “LA PAZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s