RUTA DE VIAJE A SUDAMÉRICA

Hasta el momento, Sudamérica ha sido el lugar del mundo que más sensaciones placenteras me ha dado y el que más veces me ha dejado sin aliento. También me hizo sacar alguna que otra lagrimilla ante la inmensidad que ofrece cuando menos te lo esperas. Lo más épico: su pachamama, que se te mete por los resquicios más escondidos de tu cuerpo. Lo más vivencial: su cultura, cuya calidez penetra en ti a lo largo de tu viaje y no querrás dejar de saber más y más. Es por eso que a lo largo de este post y los demás de Sudamérica te recomiendo que te sientes en un lugar cómodo, respires profundamente y te prepares para lo que vas a vivir leyendo. ¡Ah! y que te despojes de prejuicios, verás como enseguida desaparecen 😉

BIENVENIDO A LA INMENSA SUDAMÉRICA.

La siguiente ruta fue configurada antes de salir hacia Perú y durante mi estancia allí. El tiempo completo de viaje fue exactamente un mes y medio, aunque durante el primer mes estuve colaborando con una ONG local llamada Cooperar Perú, de la que podéis saber más aquí. Aún así, al ser Cusco el centro de operaciones de mi voluntariado, contaba con los fines de semana para viajar. A continuación detallo todo por días.

IMG_1817

Laguna Cejar, Chile

RUTA POR PERÚ

Día 1-Llegada a Lima y conexión a Cusco (Perú)

Los nervios del primer día los recuerdo como si fuese ayer. Viajaba sola hasta Cusco, donde esperaba que estuviera Edu a mi llegada para acompañarme hasta la Caja Mágica (lugar donde me alojaba para realizar mi primer voluntariado). Durante este primer día, conocí a varios voluntarios, recorrí la zona del Barrio de San Blas en Cusco y descansé. Es importante saber que los primeros días en Cusco son cruciales para aclimatarse a la altura (3.400 msnm), si durante 48h no ha habido señales de mal de altura, seguramente no aparezca durante el resto del viaje :D. Te recomiendo mascar hoja de coca o tomarla en té, reduce los síntomas de cansancio y estabiliza el estómago (no hay ningún remedio que actúe totalmente contra el mal de altura).

Día 2 – Cusco

Durante este segundo día, recorrí más zonas de Cusco por libre. Me dispuse a ojear las casas de cambio, diferentes tiendas, agencias y restaurantes y mercados para hacer compra y comer durante mi estancia en Cusco.

Día 3 – 7 Voluntariado (de lunes a viernes)

Estos días estuve trabajando en la comunidad de Tankarpata, realizando mi labor como voluntaria dentro de una asociación infantil de la ONG. Puedes ver aquí en qué consistía mi trabajo.

Día 8- Autobús hacia Hidroeléctricas y trekking hasta Aguas Calientes(Destino Machupichu)

A eso de las 7 am nos recogía en la plaza de San Blas (a mí y a varios voluntarios) una van que habíamos cogido en una agencia local para ir hasta Hidroeléctricas. Nos costó 50 soles (ida y vuelta) y era el comienzo para realizar parte del Camino inca para llegar hasta Machupichu. Sobre las 15.30h llegábamos a Hidroeléctricas, aunque lo normal es llegar bastante antes (nuestra van llegó más tarde de lo normal porque al poco de salir de Cusco se averió y en medio de la nada tuvimos que esperar a que viniera otra furgoneta a recogernos). La carretera es bastante ‘divertida’: curvas, acantilados, caminos de tierra… pero un paisaje de infarto. Hidroeléctricas es un lugar en el que sólo hay unas vías de tren, las cuales tendrás que seguir para realizar el trekking hasta Aguas Calientes (no tiene pérdida). Al anochecer, tras 3 horas de caminata, llegamos por fin a nuestro hostel, donde nos acostamos porque nos esperaba un buen madrugón. Puedes ver mi artículo sobre cómo llegar a Machupichu por libre aquí.

IMG_9762

Camino hacia Aguas Calientes

Día 9- Subida a Machupichu y vuelta a Cusco

A las 4 am estábamos en pie recogiendo el desayuno del hostel (banana, sandwich y zumo) para meterlo en la mochila y empezar la subida hacia Machupichu. Aquí es donde llega lo bueno: no vas a parar de subir escalones de tamaños desorbitados durante casi tres horas. Pero la recompensa va a ser tan bestial que rápidamente lo recordarás como una de las mejores experiencias de tu vida.

Y allí estaba Machupichu, iluminado con los primeros rayos de sol de la mañana. Con un brillo propio y una paz inspiradora. Sin lugar a dudas de lo mejor que he visto en mi vida.

Subimos a la montaña vieja (Machupichu, no Waynapichu) hasta el segundo mirador, bajamos y nos sentamos a mirar la belleza de la Ciudad Inca, lo recorrimos por dentro escuchando la historia más profunda del Santuario y nos volvimos a relajar observando aquel verde tan intenso que lo acompañaba.

Al medio día bajamos andando hasta Aguas Calientes (ojo a las rodillas), pues habíamos decidido volver hasta Cusco en tren y no tomar aquella Van que lleva por los caminos de la muerte. La decisión estaba clara, para haber tomado la furgo tendríamos que haber salido mucho antes de Machupichu para ir directamente andando hasta Hidroeléctricas por las vías del tren- eso ya era demasiado para nosotras. Así que tuvimos hasta tiempo de bañarnos en las aguas termales que se encuentran en Aguas Calientes.

Esta noche dormimos en nuestro hostel en Cusco.

Día 10 – 14 Voluntariado (lunes a viernes) + Salineras de Maras + Templos de Cusco.

Durante estos días continué con mi trabajo como voluntaria en la Comunidad de Tankarpata, cerca de Cusco. Nuestros turnos podían ser de mañana o de tarde, así que durante las mañanas aprovechábamos para hacer turismo por la ciudad.

Durante una de las mañanas del voluntariado, mi amiga Paloma y yo decidimos ir a las Salineras de Maras. Tomamos un autobús que nos llevara hasta allí, pero para nuestra sorpresa nos dejó en medio de una carretera, donde decidimos tomar un taxi, que a través de un camino de tierra nos dejó en las cercanías de estas fabulosas salineras. Nuestra vuelta fue bastante aventurera. Tomamos un autobús después de esperar casi 1 hora en medio de la nada (literalmente hablando) que nos dejó en un barrio de Cusco bastante lejano al nuestro. Esta excursión la hicimos en una mañana.

Y, entre otras cosas, el resto de días visitamos varios templos que se encuentran a lo alto de Cusco a los que se llega caminando de forma libre. Completamente recomendables.

Podéis leer el artículo que escribí sobre 20 cosas que no te debes perder en Cusco y alrededores. 

img_0084

En algún lugar de Perú…

Día 14 – Visita a Ollantaytambo en una mañana

Mañana libre, así que toca aprovecharla. Cogemos de nuevo una van compartida con gente local, esta vez en la calle Pavitos, para que nos lleve a Ollantaytambo. Para volver hasta Cusco, cogimos un taxi un poco ilegal (tuvimos que bajarnos antes de pasar un control policial a escondidas y atravesar un sendero para volver a montarnos en el taxi sin que nos viera la policía). En una mañana nos dio tiempo de sobra a llegar a Ollantaytambo, visitar este monumento histórico y volver a Cusco para estar a las 15.30h realizando nuestra labor como voluntarias.

Día 15 – Visita a las ruinas de Pisac (en el día)

Los sábados siempre los aprovechábamos para movilizarnos a lugares más lejanos. Tal día como hoy tocaba movilizarse hasta Pisac, un pueblo que alberga una de las ruinas más alucinantes del Valle Sagrado. Para llegar hasta allí fuimos a la calle Puputi, desde donde sale el transporte compartido (más barato y más auténtico). En cosa de una hora y algo ya estábamos en Pisac, visitando su precioso mercado y subiendo hacia las ruinas para admirar la tranquilidad que desprendían. Recomiendo hacer esta escapada de forma relajada, cuanto más tarde se visiten las ruinas, menos gente habrá y más mágico será.

La vuelta la hicimos en transporte público, fue un poco más complicada por la cantidad de gente local que había esperando, pero finalmente, lo conseguimos (aun que de aquella manera: apiñados en una furgoneta, sin cinturones, por supuesto). Al anochecer ya estábamos en nuestro hostel.

Día 16 – Día libre.

Escribir, tirarse junto a la estufa del hostel, hablar con otros viajeros, disfrutar, vivir, aprender…

Día 17-18 Voluntariado 

Seguimos con nuestro maravilloso voluntariado con niños en Tankarpata.

img_9983

Esto es Tankarpata.

Día 19- Winicunca: Montaña de 7 colores (en el día)

Este día fue pura magia. Una furgo nos recogían a las 3am en la plaza de San Blas para llevarnos a la Montaña de 7 colores, situada a 3 horas en coche de Cusco. Una excursión que se hace perfectamente ida y vuelta en el día desde Cusco. Obligatorio para todos aquellos que admiren la naturaleza y obligatorio concienciarse del esfuerzo físico/pulmonar que se va realizar para alcanzar esta preciosa montaña situada a los 5100 metros de altura. Puedes leer todo sobre Winicunca en este artículo.

 

Día 20-21 Voluntariado y llegada a Puno (por libre)

Durante ambos días seguimos trabajando en Tankarpata. El día 21 de mi viaje, tras salir corriendo de Tankarpata, fuimos a la estación de autobuses de Cusco a coger un autobús nocturno que nos llevara hasta Puno. Unas 11 horas separan a Cusco de Puno pero lo bueno de viajar de noche y después de unas semanas de paliza, es que caes rendido. Sin darnos cuenta ya habíamos llegado a Puno, la ciudad a orillas del lago Titicaca.

Día 22 Lago Titicaca: Islas de Uros y Amantaní.

Nada más bajarnos del autobús pusimos rumbo al puerto para preguntar por los barcos más baratos que llevaban a las distintas islas del lago. Para nuestra sorpresa, la opción de montarse en un barco con locales, era inexistente, así que nos apuntamos a lo más económico: un barco que te enseña Uros, te lleva a pasar la noche a Amantaní con una familia y al día siguiente te enseña la Isla de Taquile. Aquí tenéis mi experiencia en el Lago Titicaca.

Durante este día visitamos las Islas de Uros, recorrimos gran parte del Lago Titicaca en barco (descubrirás esa brisa de aire fresco que te deja completamente relajado) y llegamos a Amantaní, donde vivimos la experiencia de convivir con una familia local. Esta última isla es verdaderamente mágica: el cielo de noche tiene muchas cosas que decirte, no te lo pierdas.

img_0467

Lago Titicaca desde Taquile.

Día 23- Taquile, Puno y vuelta a Cusco en bus nocturno.

A primera hora de la mañana te llevan en barco hasta Taquile, donde tendrás tiempo de sobra para explorar la isla a tu aire. Antes de la hora de comer llegamos de vuelta a Puno, donde comimos y pasamos la tarde como pudimos (hay poco que ver). Sobre las 5 de la tarde, cogimos un autobús hacia Cusco, esta vez el más barato de todo Perú. y después de otras 11 horas llegamos a Cusco para meternos directamente en la cama.

Día 24-26 Fin de voluntariado en Tankarpata y Fiestas Patrias durante toda la semana en Cusco.

Esta semana fue la última de mi voluntariado. Terminó dos días antes de lo provisto puesto que eran días festivos: Coincidía con las Fiestas Patrias de Perú (increíbles). Qué mejor manera de celebrarlo que haciendo otro viaje. Esta vez, Mario acababa de llegar a Perú para comenzar nuestro viaje juntos por parte de Perú y Bolivia y Chile.

Día 27 – Turismo en Cusco y autobús nocturno hacia Puerto Maldonado (Amazonas)

Era necesario dedicar un día más a esta maravillosa ciudad de la que me despediría con mucha pena después de un mes aquí.

A las 22.00h salía nuestro autobús hacia Puerto Maldonado, donde empezaríamos nuestro viaje a la selva amazónica. Unas 12 horas de viaje duraba el recorrido que, por suerte, realizamos dormidos.

El viaje a la selva lo realizamos con una agencia que nos dejó un precio fabuloso por ser voluntarios. No recuerdo el nombre, pero se encuentra en la calle del Sol, en Cusco. Pagamos 130 dólares americanos por tres días y dos noches en la selva con el alojamiento, las excursiones y las comidas incluidas.

IMG_0698

Río Madre de Dios

Día 28 – Recorrido por el río Madre de Dios y llegada a Tambopata.

El primer contacto con la selva amazónica lo teníamos nada más embarcar en las canoas con motor que te desplazan por el río Madre de Dios. No lo sabíamos, pero estábamos a punto de comenzar una de las mayores aventuras naturales que habíamos vivido hasta el momento. Pasamos la noche en un lodge, unas cabañas modestas situadas al lado del Lago Sandoval, el más bonito que he visto en mi vida.

Día 29- Reserva de Tambopata

Seguimos explorando los mayores secretos del Amazonas, cada vez más impresionados. Pasamos la noche en el mismo lugar.

Te recomiendo que leas este artículo en el que cuento con mucho cariño lo mejor del Amazonas.

IMG_0778

Día 30- Vuelta a Cusco

Terminamos realizando excursiones de madrugada y trekkings por la selva para volver hasta Puerto Maldonado y tomar el autobús interminable, esta vez por la mañana. Llegamos al anochecer a Cusco y pasamos allí la noche; en el hostel de siempre.

Día 31 – Vuelvo a visitar Machupichu en un día.

Mario no había estado, así que esta vez repito Machupichu (llena de ilusión) pero lo haremos en tren. La salida la realizamos desde la estación de tren de Poroy (a media hora de Cusco) hasta Aguas Calientes. Son tres horas, así que para que nos de tiempo a volver en el día, cogemos el tren que sale a primera hora. Una vez en Aguas Calientes, hacemos la cola del autobús que sube hasta Machupichu y en cosa de 1 hora (en total) ya estamos visitando estas inmensas ruinas. La vuelta la realizamos andando hasta Aguas Calientes (merecía la pena que Mario viese el paisaje), comemos en Aguas Calientes y tomamos el tren que nos deja en Ollantaytambo. En la estación, cogemos un taxi compartido hasta Cusco y pasamos la noche en nuestro hostel de siempre. Al día siguiente ya cambiamos de país.

Processed with VSCO with hb1 preset

Mi segunda vez en Machupichu, con Mario

RUTA POR BOLIVIA

Día 32 y 33 – La Paz, Bolivia.

Llegamos a la Paz en avión y me doy cuenta de que esta ciudad nos tiene un poco desconcertados, así que el primer día decidimos conocerla con calma. Nos habían hablado de varios peligros; para ser sinceros, nosotros nos sentimos seguros durante toda nuestra estancia. Pateamos la ciudad entera, coronando el día con unas cervezas paceñas :D. Aquí os cuento cosas interesantes sobre la Paz.

Nos quedamos con muchas ganas de hacer la excursión en bicicleta por la carretera de la muerte, en Coroico. Tendremos que volver.

Día 33, 34 y 35 – Recorrido por Uyuni y Lagunas Altiplánicas.

Llegamos en Avión a Uyuni. Este tan esperado momento me llevaba a cumplir el mayor sueño de mi vida: conocer el Salar de Uyuni. Nuestro avión salía de madrugada, así que antes de las 10 am estaríamos en Uyuni pueblo y nos daba tiempo a contratar la excursión in situ. Enseguida teníamos todo preparado para salir el mismo día hacia tierras desérticas, lagunas altiplánicas y una extravagancia suprema a nivel paisajístico y emocional. durante los dos siguientes días estuvimos recorriendo toda esta zona hasta llegar a la frontera con Chile.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RUTA POR CHILE

Día 35, 36, 37, 38 – San Pedro de Atacama, Chile.

Nuestro autobús cruzaba la frontera mientras dejábamos atrás los paisajes más extraños y hermosos que habíamos visto en nuestra vida. Una vez en Chile, veíamos como todo era más occidental, aun que la magia de los paisajes nos seguía acompañando. Durante todos estos días conocimos el Pueblo de San Pedro de Atacama y alrededores. Puedes leer este artículo y conocer mejor el Desierto de Atacama.

IMG_1932

Atardecer en el Valle de la Luna, Atacama.

 

Día 38, 39 y 40 – De Calama a Santiago de Chile.

Cogemos un avión en el aeropuerto de Calama (en las cercanías de San Pedro de Atacama) al que se puede acceder contratando un taxi desde cualquier hostel en San Pedro. Al anochecer aterrizamos en Santiago de Chile y en los próximos días conocemos los encantos de esta ciudad y la gente tan maravillosa que la habita. Entre otras cosas, también experimentamos la sensación de vivir uno de los numerosos terremotos que hay en Chile.

Día 40, 41, 42. – De Santiago a Valparaíso.

Para rematar este viajazo, dejamos para el final una de las ciudades que sabíamos que más nos iba a enamorar: Valparaíso. Y es que es un museo al aire libre, un colorido cuadro que engancha a cualquiera.

Llegamos en autobús desde Santiago tras un recorrido de una hora y media muy cómodo. La vuelta la hicimos en autobús, pero éste nos dejó directamente en el aeropuerto de Santiago par volver a Madrid.

DCIM100GOPRO

Las calles de Valparaíso.

Día 42 (día 43 con cambio horario) – Llegada a Madrid

Tras 14h y media de vuelo aterrizamos en Madrid.

 

Sudamérica ha marcado un antes y un después en mi vida: ningún otro viaje producirá en mí tantas sensaciones y emociones como lo han hecho Perú, Bolivia y Chile.

Mucha luz en tu viaje,

Laura.

 

 

PD/ ¿VAS A VIAJAR A SUDAMÉRICA? TE PUEDO AYUDAR GRATIS 🙂 SI TIENES ALGUNA PREGUNTA O DUDA PUEDES CONSULTARME DEJÁNDOME UN COMENTARIO. 

PD2/ SI DAIS A LIKE, COMENTÁIS O COMPARTÍS, ESTARÉIS AYUDÁNDOME A SEGUIR VIAJANDO Y A SEGUIR ESCRIBIENDO EN ESTE BLOG DE VIAJES, ¡¡¡GRACIAS!!!

2 comentarios en “RUTA DE VIAJE A SUDAMÉRICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s