México lindo y caribeño: 9 días recorriendo la península del Yucatán

¿Quién no ha sentido alguna vez ganas de tirarse a una tumbona bajo los rayos del sol, con un coco y con la opción de remojarse en aguas caribeñas? Vaaaale, si eres lector o lectora de Planeta Wander, alomejor este no es del todo tu rollo, aunque también apetezca a veces. Seguro que necesitas algo más de aventura para poder tener un viaje, digamos, más ¿completo? o ajustado a tu personalidad. Pues bien, hoy voy a contaros nuestra ruta por la península del Yucatán, en la que tuvimos un poquito de todo a partes iguales, disfrutamos de su parte más cultural, de su naturaleza sorprendente, sus turquesas playas, de su gastronomía (mmmmmm) y en parte, del relax del que os hablaba al principio :P.

Igual no soy la persona más indicada para hablarte de México, puesto que sólo conozco una mínima parte de este inmenso país. Pero creo que contarte nuestro viaje de 9 días recorriendo la península del Yucatán puede ayudarte de alguna manera a organizar el tuyo si has pensado visitar esta zona.

¡VIVA MÉXICO, CABRONES!

Volar al aeropuerto de Cancún no siempre es sinónimo de fiestas, desparrame y resacas al sol. Pues en esta zona de México hay mucho que explorar, aunque a veces haya que ir esquivando turistas.

Vamos a detallar a lo largo de este post, cada parada que hicimos en nuestro viaje por la península del Yucatán, desgranando las cosas que puedes hacer en cada lugar para que no se te escape ningún lugar de visita obligada.

A groso modo, este es el recorrido que hicimos durante 9 días en México. Hay que tener en cuenta que la primera parada, Chiquilá, no fue un lugar que visitamos; es el puerto en el que cogimos el barco para llegar a Holbox. Más adelante os explico todo.

ALQUILER DE COCHE EN MÉXICO

Alquilar un coche es la mejor opción para recorrer toda esta zona. Mucha gente se lo plantea por miedo a la seguridad de México, pero la realidad es que las carreteras están bien. El único riesgo son las multas policiales que de vez en cuando caen y que son un timo. Luego hablamos de esto.

De momento, te recomiendo que busques un coche a buen precio para recorrer las carreteras del Yucatán. No es necesario alquilar un todoterreno, SUV ni nada por el estilo. Con un coche normal no tendrás problema para realizar nuestro recorrido.

Nosotros lo alquilamos con Enterprise, como casi siempre, y nos costó 235$ sin contar con el seguro. Aunque tuvimos un pequeño problema a la llegada, pues no tenían el coche listo y tuvimos que esperar a que devolvieran uno (afortunadamente fue poco tiempo), el coche nos fue de maravilla durante todo el viaje.

COMO EVITAR TENER PROBLEMAS CONDUCIENDO EN TULUM, CANCUN Y LA ZONA DEL YUCATAN

Es muy normal que en esta zona de México, tan turística, te pare la policía y te diga que has cometido un delito conduciendo y te ponga una multa desorbitada.

Pues como muchos sabemos, a veces la seguridad en algunos países hace que todos quieran sacar tajada del turísmo. Para evitar pagar estas multas, lo mejor es evitar conducir de noche, pues la visibilidad se reduce y uno es más consciente de si se ha saltado una señal o no. Además, es más fácil que la policía te pare de noche que de día. Por otro lado, nunca saques tu pasaporte, pues a veces se lo quedan para amenazarte con no devolvértelo hasta que no les pagues la multa. Otra opción para solucionar este altercado es regatear con ellos, decirles que lleváis X dinero y que es lo máximo que podéis darles. Por último, también se puede probar »hacerse el tonto» y tentarle a la suerte que os perdonen el delito no comentido.

RUTA DE VIAJE POR LA PENÍNSULA DEL YUCATÁN

DÍA 1 – LLEGADA AL AEROPUERTO DE CANCÚN

El aeropuerto mejor situado para recorrer esta zona es el aeropuerto de Cancún. Aún siendo un lugar tan famoso, nosotros decidimos no dedicarle ni un ratito, pues hace más de 10 años viajé con mi familia por la zona de Riviera Maya. Tras pasar una tarde en Cancún, me di cuenta de que este tipo de lugares no son para mí: edificios inmensos, turismo desbordante y playas con poco encanto más allá del color del mar.

Pasamos la noche en un hotel cercano al aeropuerto porque aterrizamos bastante tarde.

DÍA 2 Y 3 – HOLBOX

ISLA DE HOLBOX

Este día nos levantamos temprano para recoger el coche de alquiler. Después salimos hacia Holbox. Para llegar hay que conducir hasta Chiquilá, donde se encuentra el puerto en el que coges el barco que te lleva a la isla de Holbox. El coche se puede dejar aparcado en cualquiera de los aparcamientos con vigilancia que hay en el mismísimo Chiquilá, no tiene pérdida.

Fue en ese momento en el que compramos los boletos para el barco. Salen cada 15 minutos y el precio fue de 200 pesos sólo la ida.

Pasamos prácticamente dos días enteros en Holbox y pudimos disfrutar de su rollazo tranquilamente. Si visitas este lugar tan bonito, no te olvides de hacer lo siguiente:

  • Disfrutar de sus turquesas y tranquilas aguas.
  • Recorrer el pueblo y sus tienditas.
  • Alquilar una bici para ir a Punta Mosquitos. (nos costó150 pesos un día entero).
  • Llegar a Punta Coco.
  • Buscar el arte urbano que hay por todas sus calles.
  • Comer una pizza de langosta en ROOTS.
  • Comer pescado y ceviceh en Rosa México.

DÍA 4 – CENOTE CHOJ-HA, RUINAS EK BALAM, IZAMAL

CENOTE CHOJ-HA

De camino hacia Izamal, donde pasaríamos la noche, vimos como un camino de arena salía de la carretera por la que ´bamos con la indicación de »Cenote». Decidimos seguir aquel camino y nos encontramos con el que fue el mejor cenote del viaje. Esta cueva subterránea de gélidas y transparentes aguas, nos gustó muchísimo. No fue barato, pero creo que mereció la pena: 200 pesos la entrada.

RUINAS EK-BALAM

Estas ruinas menos conocidas nos pillaban más o menos de camino hacia Izamal. Estuvimos a penas una hora recorriéndolas, sin guía. No se tarda mucho en conocerlas y fueron bastante bonitas. El precio es de 75 pesos.

IZAMAL

Uno de los pueblos mágicos de México es Izamal, el pueblo amarillo con luz mágica que está protagonizado por un precioso antiguo convento. Las calles de Izamal al atardecer son dignas de pasear, tiene un encanto que le hace brillar con luz propia. ¡Por cierto! no olvides hacerte una foto con su letrero de colores, algo muy típico que encontrarás en cada pueblo de esta zona de México.

Si vienes por aquí, te recomiendo que pidas un plato de cochinita pibil, un queso relleno y choc poc en Los Mestizos. ¡Madre mía, cómo nos pusimos!

Nos alojamos en el hotel Miguel Arcángel, en plena plaza principal. Nos costó 46$ la habitación cuádruple y aunque el hotel estaba bastante bien, pasé una de las peores experiencias de mi vida viajando. Os lo cuento más adelante en este mismo post.

DÍA 5 – CHICHEN ITZA, CENOTE Ik-KIL Y VALLADOLID

CHICHEN-ITZA

Algo temprano, salimos de Izamal para llegar hasta las ruinas de Chichen-Itza, una de las ruinas mayas más famosas por se maravilla del mundo. Un complejo espectacular en el que contemplar parte de la historia de la civilización Maya. Aunque, como pasa en muchos lugares en esta parte de México, está preparadísimo para el turismo, pero pudimos contemplarlo con poquita gente ya que viajábamos en plena pandemia.

CENOTE IK-KIL

Tras pasar un calor infernal en Chichen-Itza, no se nos ocurrió otra opción mejor que pegarnos un baño en el cenote Ik-Kil que está tan cerca de Chichen-Itza. Una turistada de las buenas, pues en este bonito cenote te ponían hasta el chaleco salva-vidas. Lleno de gente, pese a estar viajando en una de las temporadas más bajas, Ik-Kil nos sajó 150 pesos a cada uno.

VALLADOLID

Otro de los pueblos mágicos de México, con calles empedradas y colores alegres decorando sus casa, es Valladolid. Su protagonista es la plaza principal donde se encuentra la iglesia de San Servacio, custiodiada por dos enormes palmeras y unas cuantas banderillas de colores. El paseo desde aquí hasta el convento de San Bernardino es obligatorio, pues pasarás por alguna de las calles más bonitas llenas de locales modernos y alternativos que se mezclan con la decadencia de sus casas con balcones floreados.

DÍA 6 y 7 – CENOTE SUYTUN Y LAGUNA DE BACALAR

CENOTE SUYTUN

Comenzamos el día visitando este famoso cenote. Una piscina natural subterráneca caracterizada por su plataforma en la que se refleja un halo de luz en algunos meses del año. Es un lugar bastante fotogénico en el que bañarse un rato. Como siempre, hay que pagar su entrada. Esta vez nos costó 130 pesos, incluyenco otro cenote cercano en el que está prohibido el baño.

PUEBLO MÁGICO DE BACALAR

La laguna de Bacalar se encuentra al lado del pueblo que lleva el mismo nombre. Este es el tercer pueblo mágico que conocemos de México. Otro rincón precioso para quedarse más tiempo. Se trata de un lugar muy pequeñito pero que se encuentra a orillas de la laguna de 7 colores de Bacalar. Es precioso. Perfecto para sumerjirse en sus aguas y recorrerlo en kayak o barco. La mala suerte fue que había habido un huracán reciente y la laguna tenía unos cuantos metros de agua por encima de lo normal, tapando así la intensidad de sus colores. Igualmente, pudimos hacernos a la idea de sus tonalidades, que ya en estas condiciones nos pareció precioso.

Alojarse cerca del lago es la mejor de las opciones, pues se respira una paz espectacular. Incluso a veces, los mismos alojamientos te ofrecen las excursiones por el lago, ya sea en barco o en kayak. El caso es que es uno de los lugares de parada obligatoria de esta península.

DÍA 8 – TULUM, CENOTE CALAVERA Y FIESTA EN CALLEJÓN DEL DIABLO

CENOTE CALAVERA

Recién llegados a Tulum, la parte más turística del viaje, nos pusimos manos a la obra para ir conocer todo lo que queríamos visitar. El objetivo era pasar una tarde relajada en este conocido pueblo de México. Visitamos el enésimo cenote del viaje. Esta vez se trataba del Calavera. Varios agujeros en el suelo que desembocan en una piscina natural, decorada con un columbio y unas escaleras para aquellos que no querían saltar para sumergirse a sus adentros (y para poder salir de él). Cansados de pagar y pagar y pagar por cada rincón natural de agua dulce, no me quedé con el precio y no recuerdo lo que nos costó.

FIESTA EN TULUM: EL CALLEJÓN DEL DIABLO

Aunque hay varias opciones para salir de fiesta en Tulum y las más conocidas están en la playa, nosotros nos quedamos por el pueblo y fuimos al Callejón del Diablo. Allí se organizan batucadas toda la noche y los bares están a rebosar. Como fuimos durante la pandemia, sólo abrían algunos bares y cerraban prontito. Pero la batucada se alargó toooda la noche y ahí estuvimos nosotros dándolo todo.

DÍA 9 – RUINAS DE TULUM Y PLAYA PARAÍSO

RUINAS DE TULUM

¡Qué preciosidad de lugar! Las ruinas de Tulum tienen los colores más llamativos que he visto en el Yucatán. Sin duda alguna, estos Mayas era superafortunados por tener tanta palmera y esas vistas al azul turquesa de sus aguas. Si vas a visitar estas ruinas lleva mucha agua, (si estuviste en el callejón del Diablo la noche anterior más aún) y ropa fresquita. Pues el calor y las ganas de tirarte al mar no se van durante toda la visita. Además, hay varios animalitos andando a sus anchas, como iguanes y coatis. Sin lugar a dudas, este lugar hay que visitarlo al menos una vez en la vida.

PLAYA PARAÍSO

Esta playa es superfamosa en Tulum, está llena de gente, hay muy buen rollito y el color del agua y la arena es una maravilla. No contemplábamos mejor plan para cerrar nuestro último día en Yucatán. Pues tras decenas de baños, un poco de snorkel (que salvo por aquella tortuga y varias mantas rallas, no mereció mucho la pena por estar turbia el agua), un par de cervecitas y la luz tras la puesta de sol, playa Paraíso se convirtió en un lugar precioso para nosotros.

DÍA 10 – VUELTA A DALLAS, NUESTRA CASA.

Nuestro último día lo dedicamos a hacer mochilas e irnos al aeropuerto. El viaje había llegado a su fin, y como siempre, se pasó en un suspiro.

UNA MALA EXPERIENCIA EN MÉXICO

Resulta que llevaba mucho tiempo sin pasarnos nada mientras viajábamos, pues hemos tenido unos cuantos altercados en varios países: India, Cuba, Kenya… El caso es que en México tuvimos un pequeño sustito. Realmente no fue para tanto, pero en el momento, la sorpresa me dejó paralizada del miedo.

Era de noche y acabábamos de llegar a nuestro hotel de Izamal con un par de cervezas para tomarlas en la terraza común. En hotel estaba vacío, solo había una pareja alojada, la chica de recepción y nosotros cuatro. El caso es que, la chica de recepción subió a buscarme a mi habitación con el teléfono, diciéndome que tenía una llamada para mí. Me extrañó demasiado, pero mi cabeza enseguida intentó buscarle una explicación a que una señora me llamara por mi nombre: «me habré dejado el pasaporte o la tarjeta en la casa de cambio, o en el supermercado. Sabrán que los únicos españoles del pueblo estamos aquí alojados, porque no hay turismo, y por eso me llaman.» Pues no. La señora me empezó a contar una milonga de la que no me enteraba de nada hasta que me soltó la frase mágica: «hay un grupo armado fuera esperándote».

Este tipo de timos telefónicos, consisten en decirte que quieren extorsionarte y la persona que te llama por teléfono te lo cuenta para decirte que ella te va a proteger. Te va aproteger a cambio de dinero. De tal manera que si no le pagas, pues la banda armada que «te está esperando en la puerta del hotel» puede hacerte algo nada bueno. Por supuesto que TODO ES MENTIRA. No hay banda armada, ni has hecho nada malo, ni siquiera saben tu nombre. Dedujimos que la de recepción también cayó en el timo y de alguna manera le sacaron mi nombre para hacerlo todo más real, pues yo era quien había realizado la reserva del hotel.

No me enteré de nada de lo que me dijo aquella señora por el teléfono, pues yo sólo le preguntaba: «pero señora, ¿usted para qué me llama? Se ha equivocado. Seguro.» En cuanto escuché lo de la banda armada, me acojoné y le di el teléfono a Mario; quien, sin saber aún lo que me habían dicho, me vio pálida y empezó a preguntar que quíenes eran y que qué narices pasaba. La mujer le pasó con un hombre al que Mario ni escuchó. Se olió el timo y les colgó.

Menuda noche pasé imaginándome a la armada mexicana fuera experándome para secuestrarme o amenazarme. Por suerte duermo como un oso y enseguida me quedé frita. Lo bueno fueron las risas que llegaron al día siguiente, cuando, ya de día, salimos y vimos que (efectivamente) todo estaba en orden. Empezaron los chistes, las bromas con mi cara de susto y el típico meme verbal de; «Laura, les tendrías que haber dicho: ¡ah! ¿es una banda? ¿y qué tocan?».

Tengo que decir que los trabajadores de aquel hotel se portaron fenomenal con nosotros, estando pendientes en todo momento y explicándonos que, desafortunadamente, estas cosas pasan al día de hoy en las zonas turísticas de México.

Esto ha sido todo, amigos. Espero que os haya sido útil esta pequeña guía sobre México y que disfrutéis mucho de la ruta. Si vais a viajar a esta zona caribeña, no dudes en dejarme en comentarios tus dudas y/o qué te ha parecido este recorrido virtual.

¡Hasta el siguiente viaje, aventureros!

˜

•VIAJA TRANQUILO•

¡No te olvides de contratar el mejor seguro de viajes para viajar a EEUU! Contratándolo desde Planeta Wander tendrás un 5% de descuento en cualquiera de los seguros de IATI haciendo click en la imagen. ¡Viaja seguro!

PD/ ¿VAS A VIAJAR A USA? EN PLANETA WANDER PODEMOS AYUDARTE A ORGANIZAR TU VIAJE.  SI TIENES ALGUNA PREGUNTA O DUDA PUEDES CONSULTARME DEJÁNDO UN COMENTARIO.

PD2/ SI DAIS A LIKE, COMENTÁIS O COMPARTÍS, ESTARÉIS AYUDÁNDOME A SEGUIR ESCRIBIENDO EN ESTE BLOG DE VIAJES, ¡GRACIAS!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s